Sé sincero con el médico que te atiende